Relojes y bandas inteligentes son los dispositivos clave para hacer ejercicio y cuidar la salud

Expertos digitales y actividad física detallan las funcionalidades de los relojes y bandas inteligentes para la actividad física y el cuidado de la salud. Recalcan que la información que proveen y sus usos deben complementarse con profesionales de la salud y el deporte.

Por Matías Sánchez V.

Los relojes ya no solo dan la hora, sino que son un dispositivo sofisticado que cuenta con funciones parecidas a las de un smartphone: notifican mensajes, vibran, sirven como alarma, permiten usar mapas, y la posibilidad de contestar llamadas o escuchar música, entre muchas otras. Pero existen un par de utilidades que han ido adquiriendo popularidad en el mundo de los deportistas dedicados y de fin de semana: los indicadores de salud y rendimiento deportivo.

Estas funciones muestran en tiempo real las rutinas de ejercicio y, de manera más incisiva, la frecuencia cardiaca, los niveles de oxígeno en la sangre, y las calorías quemadas, entre otros datos. Este abanico de posibilidades representa una gran ayuda, ya que recuerda y motiva a los usuarios para conseguir sus anheladas metas como: bajar de peso, trotar cierta cantidad de kilómetros o simplemente caminar por la ciudad para abandonar una vida sedentaria y perjudicial para su salud.

Pero antes de detallar sus funciones, es necesario definir la diferencia entre smartwatch y smartband. El primero funciona de manera similar a un teléfono inteligente, mientras que el segundo está más orientado a monitorear aspectos de la vida diaria como: pasos, ejercicio u horas de sueño. No obstante, los relojes inteligentes pueden funcionar de manera parecida a las bandas, gracias a las aplicaciones de las empresas que provienen.

Hecha esta precisión, Maximiliano Vergara Muñoz, gerente de Negocios Mobile de Radio Victoria, holding tecnológico que agrupa a las marcas TCL, RCA y Alcatel, afirma que la transformación de los smartwatch ha sido casi tan rápida como la de los celulares. “Las nuevas tecnologías y los nano procesadores han hecho evolucionar muy rápidamente las posibilidades de comunicación e información dentro de un reloj. Eso, porque ahora estos artefactos nos entregan datos específicos sobre las actividades que hacemos y el estado de nuestra salud”, indica.

Según Yazmina Pleticosic Ramírez, académica de la carrera de Educación Física de la Universidad San Sebastián sede Concepción, es mediante la piel que los sensores y monitores que tienen los relojes o bandas pueden registrar la información del usuario. “Los equipos de hoy estiman el desempeño y nivel del esfuerzo bastante bien. Sin embargo, la medición no suele ser exacta si se compara con equipos médicos”, puntualiza.

No obstante, la también kinesióloga destaca que las principales ventajas que tienen los smartwatchs, en comparación a los aparatos médicos tradicionales, es que son prácticos, útiles, de fácil manejo, ocupan poco espacio, son livianos y permiten un control 24/7 del usuario. “A diferencia de, por ejemplo, un tensiómetro que requiere de un mayor nivel de manejo y es más complicado para transportar”, señala.

Tipos de equipo

Como se ha detallado, los relojes y bandas inteligente son dispositivos que se llevan generalmente en la muñeca, y se utilizan principalmente para monitorear la actividad deportiva o el ejercicio físico que realiza la persona. Pero para que funcionen, en el caso de los smartwatch, se debe crear un perfil con los datos personales del usuario en el software del dispositivo. Luego, se tiene que instalar la aplicación diseñada para el equipo, las que pueden variar según marca y modelo. 

“Las mediciones son razonablemente precisas si sabemos ocuparlos bien. Esto parte desde la correcta instalación en nuestra muñeca, ya que no puede estar suelto el reloj o banda, hasta el tipo de actividad o medición que requiramos. Por ejemplo, hoy los cuentapasos son bastante exactos por los tipos de sensores que ocupan los relojes, así como la frecuencia cardiaca. No obstante, los equipos cada año han incorporado nuevas mediciones, haciéndolos más versátiles para actividades como montañismo, running o natación”, detalla Vergara.

A su vez, estas nuevas prestaciones van emparejadas con la gama, es decir, que los de mayor costo tendrán una mejor exactitud y funcionalidad. “Estos se adaptan a los diferentes deportes. Asimismo, son repelentes al agua, cuentan con una brújula y GPS, resisten el sudor, y tienen un sensor de cadencia. Igualmente, pueden hacer un seguimiento del peso, tipo de ejercicio y cantidad de agua que se ha ingerido”, especifica la magíster en Educación Física, Yazmina Pleticosic.

En ese sentido, Pleticosic recalca que los relojes deportivos no deben confundirse con los relojes inteligentes, ya que estos últimos son menos exactos al momento de monitorear la actividad física. “Los smartwatchs deportivos tienen un uso mucho más específico y se adecúan según la disciplina. También, existen modelos que son aptos para diferentes sistemas operativos como Android o iOS”, indica.

Por eso, en el mercado existen numerosas marcas y productos que se ajustan a las necesidades o requerimientos del usuario. “Muchos de estos dispositivos cuentan con aplicaciones propias que permiten tener una información más cercana a la realidad. Por ejemplo, Polar, Garmin y Samsung tienen las aplicaciones: Polar Flow, Garmin Connect y Galaxy Wearable, respectivamente”, explica Yazmina Pleticosic.

Cuidado de la salud

Como se ha dicho, los dispositivos inteligentes que monitorean las variables relacionadas a la salud van en aumento. Pero no solo para el deporte y la actividad física, también para usos médicos. Por ejemplo, están las smartband de la marca Beurer que ayudan a las personas con patologías cardiovasculares a supervisar el ritmo del corazón y a recibir alarmas en caso de una arritmia.

Ante estas opciones, la académica de la Facultad de Educación USS Yazmina Pleticosic valora positivamente que los dispositivos no solo motiven a los usuarios a hacer ejercicio, sino que los informen y hagan más conscientes sobre su estado de salud. “Les permite hacer un seguimiento, ya que no todos conocen la importancia de llevar una vida activa o de tener una buena condición física”, asevera.

Misma idea sostiene el ingeniero industrial Maximiliano Vergara, quien destaca los avances tecnológicos que han tenido los relojes inteligentes por sobre los smartphones. “Los smartwatch me parecen menos invasivos que los teléfonos, porque básicamente son un sensor de situaciones que reporta con base a la información que recibe”, dice.

Sin embargo, Vergara recalca que deben usarse con precaución, puesto que, según él, podría ocasionar adicciones que terminarían preocupando de sobremanera a las personas. “Es una herramienta que nos ayuda a orientarnos y a llevar una vida más saludable. Genera mejores hábitos y nos sirve para darnos un diagnóstico inicial. No obstante, debe siempre complementarse con un médico en caso de ser necesario”, aconseja.