Valentina Echeverría Morán, investigadora USS: “El trabajo bien hecho siempre es valorado”

Hija del destacado artista plástico Albino Echeverría, ha desarrollado una notable trayectoria en la ciencia. Bioquímica de profesión y con estadías en instituciones tan prestigiosas como las universidades John Hopkins y Columbia, fue incorporada a la Royal Society of Medicine, con sede en Londres, Inglaterra. También vivió en España y en Canadá. Hoy, como investigadora de la Universidad San Sebastián, viaja entre Chile y Florida, EE.UU.

Cecilia Díaz R.

– ¿Quién fue su héroe (heroína) de infancia? 

– Marie Curie, un símbolo de pasión por la ciencia y la dedicación. 

– ¿Cuál es la primera imagen que viene a su memoria al recordar su infancia? 

– El mes de María en el patio de La Providencia con flores y naranjas.

– ¿Tiene algún dote artístico? 

– Me gusta escribir y solía pintar y dibujar de niña.

– ¿Sintió el peso de ser siempre una buena alumna? 

– En la enseñanza básica solamente, luego aprendí a socializar más y evitar el rechazo.

– ¿Por qué decidió estudiar Bioquímica? 

– Porque quería ser científica y lograr avances en Medicina. Siempre lo sentí como una misión de vida.

Su vida fuera de Chile

– Su primer viaje de estudios fuera de Chile fue a Nueva York, ¿qué recuerdos tiene de aquella experiencia? 

– Fue difícil, porque era invierno y estábamos en un Centro de Biotecnología en Maine, Nueva York, un lugar maravilloso, pero que en invierno solo ves nieve y tienes muy poca luz, por lo que, cuando no estaba trabajando o estudiando, me entristecía. Pero, como siempre pasa, también encontré mucho apoyo de los profesores, estudiantes graduados y gente del programa de intercambio, y de mi mentora del programa de magíster, la Dra. María Angélica Mondaca.  Todo esto, sin embargo, fue balanceado por la maravilla del acceso a libros y conocimiento en biotecnología, un mundo nuevo para mí.

– Ha vivido en España, Canadá y Estados Unidos, ¿cuál es su país preferido para trabajar y por qué? 

– Sin duda Florida, en Estados Unidos, por su clima privilegiado, la belleza natural de sus paisajes y porque me permitió comenzar como investigadora independiente, con fondos casi ilimitados para desarrollar mis ideas en biomedicina.

– ¿Cuál es, en su opinión, su máximo logro? 

– Espero lo que está por venir, sin embargo, en estos años fue el haber demostrado la importancia de la deficiencia del sistema colinérgico en la enfermedad de Alzheimer y enfermedades derivadas del estrés usando la molécula pro-colinérgica cotinina, para prevenir y mitigar estas patologías a nivel preclínico. Estas investigaciones nos han otorgado 5 patentes americanas hasta este momento.

– Como mujer y latina, ¿ha sido complejo para usted desarrollarse profesionalmente en Estados Unidos? 

– Es difícil de decir, también depende de tu actitud, el trabajo bien hecho siempre es valorado, creo que he sido afortunada, he tenido buenas oportunidades, pero hay que buscarlas y perseverar.

– ¿Tiene pensando volver a radicarse definitivamente en Chile? 

– Solo Dios sabe eso, a veces necesitas estar en un sitio específico para lograr un avance importante, uno es un instrumento solamente; el apoyo de la familia es muy importante.

– ¿Qué opina de la inversión que Chile hace en I+D? 

– Bueno, muy baja, estamos quedando atrás en inversión con respecto a otros países latinoamericanos.

– ¿Cuánto de talento y cuánto de trabajo duro hay en cada logro científico? 

– Creo que todo se basa en la motivación, que te hace trabajar duro, la dedicación te hace lograr muchos avances. Sin embargo, el exceso de trabajo y estrés no es bueno, pero si lo haces pensando en ayudar al prójimo, esta intención te protege de casi todo. El aspecto espiritual es muy importante. Lo más difícil es separarse de la familia.

Gustos y desafíos

– ¿Le gusta cocinar? ¿Con qué plato deleita a sus invitados? 

– No soy buena cocinando, mi familia me ayuda con eso, pero me gusta mucho comer verduras, ensaladas y queso.

– Para las vacaciones prefiere, ¿campo, playa, montaña o una gran urbe? ¿Por qué?

– No tomo vacaciones hace varios años, pero me gusta estar rodeada de áreas naturales y pájaros. Cada vez me gusta más estar alejada de las grandes urbes. 

– ¿Cuál es hoy su desafío pendiente? 

– Llevar la cotinina a la clínica. 

– ¿Cuál es su libro preferido? 

– Me gustan los cuentos cortos de Cortázar, William Somerset Maugham, O. Henry, Tolstoi, La Casa de los Espíritus de Isabel Allende, Cien Años de Soledad de Gabriel García Márquez.

– ¿Qué situación le genera máxima plenitud? 

– El descubrir cosas nuevas; como práctica, la meditación.

– ¿Cuál considera que es su mayor virtud? ¿Su peor defecto? 

– Mi mayor virtud es la perseverancia, y mi peor defecto es ser estructurada.

– ¿Boleros, rock, pop o música clásica? 

– Boleros, los cantábamos con nuestro papá en casa.

– ¿Con qué nos encontraremos después de la muerte?

– Creo que depende de nuestros logros espirituales, paz y reencuentro o ausencia de amor, la peor forma de dolor.