Diálogos intergeneracionales: Libro reúne cuentos de abuelos de Tomé

Proyecto del Núcleo Científico Tecnológico para el Desarrollo Costero Sustentable, bajo el alero de la UCSC, promueve la interacción entre adultos mayores y prescolares de la comuna.

Érico Soto M.

La rica historia de Tomé, contada a través de la ficción y la experiencia personal de los participantes, es el contenido de los relatos que se desprenden del proyecto Diálogos Intergeneracionales, del Núcleo Científico Tecnológico para el Desarrollo Costero Sustentable, liderado por las académicas de la UCSC Carolina Monsalve y Verónica Gómez. Una iniciativa que comenzó con un grupo de adultos mayores de Tomé narrando cuentos a prescolares de la comuna, y que ahora se materializa en un libro de 18 cuentos.

“Contando Tomé” es el nombre de la publicación, escrita por abuelos tomecinos, muchos de los cuales por primera vez se atrevían a escribir, y que verá la luz a contar de septiembre, como parte de un proyecto que puso en interacción a adultos mayores, primero relacionándolos con los más pequeños en los propios colegios, para luego trabajar en contenidos que se convirtieron en relatos de creación propia.

Carolina Monsalve, académica de la Facultad de Comunicación, Historia y Ciencias Sociales UCSC, experta en gerontología y una de las directoras del proyecto, cuenta que la iniciativa convocó a una veintena de adultos mayores, quienes se relacionaron con cerca de 200 niños de establecimientos prebásicos de Tomé. Una iniciativa de la que también tomaron parte agrupaciones y programas, como la Unión Comunal de Adultos mayores (Ucam), el programa Más Adultos Mayores Autovalentes (Más Ama), la Dirección de Educación Municipal y la Dirección de Administración de Salud Municipal de Tomé.

“Trabajamos con relaciones intergeneracionales, detectando las necesidades de niños y niñas en etapa prescolar, que no tenían acercamiento con las personas mayores. Había una brecha intergeneracional respecto a conocerse, encontrarse. Lo primero fue darle capacitación, con una certificación de monitoras intergeneracionales. Ahí nos encontramos con este maravilloso grupo que, en la segunda etapa, empezó a construir el diálogo a través de talleres y cursos, y el obtener el proyecto Mecesup del Núcleo Científico Tecnológico, significó recursos, tiempos y convenio. La idea que nosotros tenemos es trabajar la gobernanza, desde el propio territorio y con las propias personas”, explica Monsalve.

Relatos y pandemia 

En la etapa siguiente vino la creación de los cuentos. Los relatos dieron paso a historias de la propia vida de las monitoras, con el componente particular del arraigo al territorio: el mar, la fábrica, la ruralidad, la playa. Un desafío que asumieron con ímpetu y responsabilidad, llegando finalmente a escribir las propias historias.

“Lo que pretendemos es que no sea una experiencia efímera, sino que sea un referente para los propios niños y niñas en etapa prescolar en Tomé”, Carolina Monsalve, directora del proyecto.

“Tuvieron que aprender y desaprender. Dentro de eso, es importante la significación que le atribuyen a ese aprendizaje, porque nuestra teoría está basada en el modelo humanista, con el sello de la UCSC, y para nosotros es y fue importante transmitir eso en el territorio. Vimos cuál era su transcurso vital, y lo que era significativo del patrimonio de Tomé. Entonces trabajamos la redacción, desarrollarla comunicativamente, con lenguaje verbal, y la historia como elemento de base al hacer esta resignificación de su historia de vida”, agrega Carolina Monsalve.

Dentro del trabajo con la Dirección de Educación Municipal, se realizaron visitas a jardines y escuelas, en niveles prekinder y kinder. A los adultos mayores se les entregó herramientas para narrar los cuentos y generar la experiencia intergeneracional. 

“Algunos niños no conocían a personas mayores, y les preguntaban cosas como si les dolían las arrugas, por qué tenían el pelo así, o si les pasaba algo con ese color. Y muy interesados en las historias, que incluían a la fábrica funcionando, algo que no han visto nunca”, cuenta la directora del proyecto.

Luego vino la pandemia y significó todo un cambio, pues el término de las actividades presenciales supuso un receso indeterminado, al no contar los adultos mayores con herramientas para seguir de manera virtual ni manejar las nuevas tecnologías. Así, recién se retomaron las actividades presenciales a fines de 2021, con el objetivo de sacar adelante el libro impreso, considerando un lanzamiento previo su publicación.

La UCSC apoya el proyecto con acompañamiento y asesoramiento metodológico, intervención en los talleres, velando por la investigación, la acción participativa y vinculación. 

Monitoras

Gilda Silva, una de las monitoras participantes y escritora del libro, manifestó que “fuimos tejiendo, hilvanando los cuentos que servirían para entregar a aquellos pequeños ávidos de conocer, de consultar y de aprender. Estamos agradecidas junto a mis compañeras. Nos acortan los días que son para nosotros un tanto duros. Me felicito una y mil veces el haber aceptado trabajar en este proyecto”.

Anhelamos de corazón sea un excelente aporte para el niño, con el debido respeto a la sociedad etaria toda, y valoración de su localidad y país”, Celia Mass, representante de la Unión Comunal de Adultos Mayores de Tomé.

Por su parte, Celia Mass, representante de la Unión Comunal de Adultos Mayores de Tomé, señaló que “ha sido una hermosa experiencia prepararnos para la creación de los vínculos entre el adulto mayor y la comunidad, mediante la visita a los niños programadas en sus colegios, y que anhelamos de corazón sea un excelente aporte para el niño, con el debido respeto a la sociedad etaria toda, y valoración de su localidad y país”.

La directora del proyecto, Carolina Monsalve, indicó que “lo que pretendemos es que no sea una experiencia efímera, sino que sea un referente para los propios niños y niñas en etapa prescolar en Tomé. Y que esa experiencia quede con el libro, como una voz de las personas mayores en el territorio. Que sea parte de su línea de gobernanza, porque pretendemos como equipo con las coordinadoras de Más Ama, que sea una línea y política intergeneracional. No gustaría trabajar a través del Núcleo Científico Tecnológico, postular a programas y fondos, para poder llevar la iniciativa a otros territorios”.