Generación Covid

La pandemia por Covid-19 ha sido global y se ha extendido por meses. ¿La sociedad que vive este periodo estará marcada por características similares como para denominarla “generación”?

Por Carolina Astudillo M.

Las generaciones “X”, “Y” “Z”, los baby boomers o los millenials. Ya eran parte de nuestro lenguaje común para referirnos a segmentos de edad, marcados por algún hecho histórico o tecnológico relevante. En este contexto, la pandemia global por Covid-19 y que se ha extendido ya por año y medio, es una experiencia suficientemente fuerte para marcar comportamientos individuales y sociales, y podría ser el gatillante de una nueva definición generacional.

Si es así ¿qué la definiría? ¿son estas características generalizadas o por el contrario, hay contrastes? Dos especialistas, una del ámbito de la psicología y otro desde la sociología, nos comparten su visión.

¿Generación?

La forma de vivir -en realidad, las formas de vivir-, se transformaron en todo el orbe, el día en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró pandemia por Covid-19. Es tal el impacto en los estilos de vida, que el adoptar de manera paulatina nuevas costumbres para adaptarse a la situación, podría permitir hablar de una nueva generación.

¿Por qué “generación”? Como lo explica la psicóloga de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Alejandra Jerez, y citando al autor Mcrindle & Wolfinger, se denomina generación “cuando un grupo de personas nacen y se desarrollan en un mismo periodo de tiempo, siendo semejantes en edad, condiciones, preferencias, valores, motivaciones, formas de trabajo, eventos y experiencias similares, abarcando un determinado número de años y considerando etapas que van desde la niñez a la adolescencia”. En este sentido, tras la declaración de pandemia, las personas contarán con características deferentes a las anteriores.

Si bien la pandemia es global, el impacto ha expuesto de manera más aguda y grave las diferencias abismales no solo entre países, sino también en las realidades internas de cada uno de ellos, no solo en una materia tan crítica como salud, sino también en educación, economía, vivienda, transporte o cultura.

En este sentido, el horizonte de experiencias es variado, y esas diferencias, dice el Dr. en Sociología y Director de la Escuela de Sociología de la U. Católica del Maule, Marcelo Pinochet, “están determinadas por diferentes elementos, donde el desigual acceso a la educación online es quizá el más relevante. Es difícil inteligir la existencia de un patrón común respecto a la actual generación de jóvenes que ha vivido en pandemia. Hay experiencias (sociales, personales, laborales, religiosas) muy diferentes”.

Además de la pandemia, las personas de esta supuesta nueva generación, tenían un antecedente: el empoderamiento social y la exigencia a los Estados. A juicio de Pinochet, hay un reconocimiento del acceso a Internet casi como necesidad material básica, un reconocimiento de las debilidades del Estado para atender las dificultades complejas del tiempo presente, y el reconocimiento de las debilidades individuales en materia de salud mental, algo que no ocurría en generaciones anteriores, especialmente en el sistema educativo. “Creo que será una generación más crítica del Estado y las instituciones públicas. Aunque parezca una obviedad, esta generación exige, además de las acciones solidarias que individualmente podemos realizar, un Estado que garantice ciertos niveles mínimos de dignidad”.

El carácter de la generación Covid

A juicio de la psicóloga, Alejandra Jerez, probablemente una de las principales características de esta generación sería la resiliencia. “Existen habilidades sociales o personales que se enriquecen en situaciones como estas, en el caso de la pandemia por COVID-19 es muy probable que la resiliencia definida por la RAE como la ‘capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversa’, enmarque a esta nueva generación” dijo la especialista, agregando atributos como mayor nivel de autonomía, un mayor manejo de las tecnologías de la comunicación, de la incertidumbre o tolerancia a la frustración, “dependiendo de los modelos de crianza a los que estos se encuentren expuestos”.

“Seguramente para la generación de los jóvenes actuales esta experiencia no ha tenido nada de esperanzadora: han visto limitadas sus libertades, han experimentado la enfermedad o la muerte de seres cercanos, también la pérdida del empleo de sus familiares”. Marcelo Pinochet, doctor en Sociología.

Sin embargo, Jerez hace ver que también existe el riesgo para una generación que ha visto o verá mermado en su desarrollo biopsicosocial, la satisfacción de diversas necesidades humanas, desde las más básicas como el contar con alimentación, salud, seguridad, educación, pertenencia o afiliación, reconocimiento o autorrealización”.

La pandemia ha trastocado millones de hogares en todo el mundo, con el temor al contagio, la muerte de seres queridos, pérdida de empleos, carencias económicas, confinamiento, distanciamiento social, e incertidumbre, lo que conduce a una constante sensación de pérdida de control de la propia vida y de la toma de decisiones. También las maneras de socialización se ven afectadas, debido a las medidas necesarias para la prevención del contagio como son el confinamiento y el distanciamiento social.

En esta Generación Covid “dual”, El Dr. Pinochet identifica también dos sectores. Habrá una generación que aprenderá de manera online, -“la educación, como gran institución de nuestra época, ha experimentado una transformación muy relevante en el último decenio, sin embargo, los nuevos mecanismos de acceso al conocimiento, vía telemática, se han legitimado en la Pandemia”, detalla el Sociólogo-, y esta podría ser la gran herencia de este tiempo de pandemia.

“Pero hay una porción de jóvenes que seguramente, insisto en ello, por diferentes circunstancias, han quedado al margen o excluidos del empleo o la educación online, principalmente por las profundas diferencias en la posesión de capitales económicos, culturales o sociales”, enfatiza Marcelo Pinochet. “Seguramente para la generación de los jóvenes actuales esta experiencia no ha tenido nada de esperanzadora: han visto limitadas sus libertades, han experimentado la enfermedad o la muerte de seres cercanos, también la pérdida del empleo de sus familiares. Si bien todos nos hemos visto afectados, los jóvenes en sus sueños, esperanzas y en la imagen de futuro que han visto escindida, han reconocido también el valor de la comunidad, de la amistad y ojalá también de la contención familiar. Aunque esto último, según los estudios, ha sido en algunos casos muy esquivo”.