Búsqueda de empleo online: El camino para hallar trabajo en era digital

Expertos en selección y reclutamiento dan recomendaciones para tener mayores oportunidades laborales, por ejemplo, la elaboración de un correcto CV y la creación de un perfil atractivo en LinkedIn. Además, entregan consejos sobre cómo prepararse para una entrevista laboral y, en el caso de los empleadores, la forma de promocionar una oferta de trabajo atractiva.

Matías Sánchez V.

Es indudable que la tecnología, impulsada por la pandemia, ha adelantado y masificado diferentes procesos. Entre esos está la búsqueda de trabajo online y la creación de perfiles en redes sociales de índole laboral como LinkedIn. Sin embargo, no son pocas las personas que cometen el error de usar esta plataforma solo para publicar su currículum vitae, impidiéndoles posicionarse para ese trabajo que tanto sueñan.

Pero vamos por parte. ¿Qué es lo que actualmente buscan los empleadores y reclutadores de un perfil profesional? Según Carolina Muñoz Vásquez, branch manager de Know How Partners, empresa especializada en soluciones de recursos humanos, los procesos de selección han transitado desde los conocimientos técnicos hasta las competencias blandas. “Esto se basa en la premisa de que en el ámbito técnico siempre se puede aprender. En cambio, las habilidades blandas son inherentes a las personas y agregan un valor en el mediano y largo plazo”, explica.

Entre las habilidades que se buscan están: liderazgo, trabajo en equipo, proactividad, iniciativa, capacidad de análisis. “Otras destrezas que hacen la diferencia y les dan valor agregado a los postulantes son: la capacidad de trabajar con distintas generaciones, inteligencia emocional, creatividad, persuasión, resiliencia, tolerancia al estrés y flexibilidad”, detalla Marcela Cárdenas Artigas, secretaria académica de la Facultad de Ingeniería de la U. Andrés Bello y magíster en Gestión de Recursos Humanos y Habilidades Directivas.

Conocimiento técnico

Aunque es importante la inteligencia emocional, tampoco se deben olvidar las “habilidades duras”, ya que permiten ejecutar las tareas encomendadas por los empleadores. En ese sentido, una habilidad que aparece en los procesos de selección es la capacidad de usar herramientas que favorezcan la comunicación en equipo, como, por ejemplo, Trello o Microsoft Teams. 

“Otra destreza requerida es la autogestión, es decir, la capacidad de ser responsable de mis proyectos, saber cuáles son los pasos que tengo que desarrollar sin una supervisión constante. Además, la aptitud de reinventarnos tiene que estar enfocada en la innovación con miras a la necesidad del cliente. Por eso, las profesiones que más se están demandando tienen que ver con logística, tecnologías de la información, marketing digital y comercio electrónico”, puntualiza Ana María Gutiérrez Díaz, influencer en LinkedIn y coaching para el desarrollo profesional y empleabilidad.

Idea similar sostiene Giovanni Pastorini Riquelme, jefe de la Unidad de Egresados y Empleabilidad de la U. Católica de la Santísima Concepción. El también psicólogo laboral explica que, debido a la automatización, distintas profesiones desaparecerán en 2050, pero también hará que otras aparezcan. “En ese sentido, el trabajo remoto nos aceleró a una situación que nos hubiese tomado más tiempo llegar sin pandemia. Esto invita a los profesionales a actualizar sus competencias y nuevas metas sobre la base de las habilidades que ser requerirán en los años venideros”, argumenta.

Currículum vitae

Teniendo claro el panorama de lo que se está pidiendo en el mercado, sigue ahora ver cómo se plasma en un buen CV y en un perfil atractivo. Lo clave es mantener el currículo actualizado y en el cual se identifique un sello distintivo. Asimismo, es importante identificar el mercado o sector al que nos queremos incorporar para moldear la elaboración de la hoja profesional a las necesidades del empleador.

Como se ha mencionado, primero hay que identificar los requisitos que se exigen. “Un ejercicio es tomar 10 vacantes que a mí me interesan e identificar las funciones que se repiten, como también las habilidades blandas y duras. Luego, analizar si cumplo con lo que piden y ver si está explícito en mi CV. De lo contario, incluirlo para así tener más opciones de pasar a la siguiente fase de reclutamiento”, asegura la también psicóloga Ana María Gutiérrez.

“Un ejercicio es tomar 10 vacantes que a mí me interesan e identificar las funciones que se repiten, como también las habilidades blandas y duras. Luego, analizar si cumplo con lo que piden y ver si está explícito en mi CV”, Ana María Gutiérrez, psicóloga.

Otro consejo es no enviar el mismo tipo de CV a todas las empresas de las distintas industrias. Eso, porque debe ser confeccionado de manera particular para el puesto al que se está postulando, ya que se deben resaltar aquellos atributos personales que podrían calzar con los que busca la organización. 

En cuanto al formato, en líneas generales, se recomienda hacerlo en no más de dos hojas, dejar a la vista los datos de contacto (incluido el perfil de LinkedIn), un resumen o presentación de cinco líneas, los estudios y cursos, y las habilidades ya sea en idiomas o computacionales, por ejemplo. “Además, en la experiencia se debe escribir el nombre de la empresa, el cargo que ocupó, las funciones y los logros que tuvo durante su desempeño”, recomienda el psicólogo laboral Giovanni Pastorini.

LinkedIn

LinkedIn es la red social más usada en mundo laboral, ya que ofrece información profesional de manera instantánea tanto para candidatos como para empresas y reclutadores. Si bien equivale a un currículum tradicional, también es dinámica porque hace que los postulantes sean visibles en una red globalizada donde pueden decidir a qué públicos llegar.

Para que funcione, se debe seguir una serie de pasos. Lo primero es establecer una marca profesional que se construya sobre la base de lo que se ha hecho desde el desarrollo estudiantil. Eso, con la finalidad de conectar con las personas y empresas que son del foco de interés. “En el mundo digital tenemos que estar actualizados, ya que si dejamos de usar la cuenta se pierde efectividad. Lo importante es compartir y publicar contenido al menos tres veces a la semana y en horarios de oficina”, afirma Pastorini.

Para optimizar el perfil, éste debe contar con palabras claves que ayuden a posicionarnos en los motores de búsqueda. “Lo esencial es ser un aporte en esta red y publicar constantemente para mejorar nuestra puntuación. En los contenidos que se suban, se recomienda mencionar entre cinco a 10 hashtags. Además, debemos interactuar con otros usuarios para aumentar los contactos y ser así más visibles en futuras oportunidades laborales”, dice Marcela Cárdenas.

Para quienes buscan empleo, LinkedIn da la posibilidad de generar un círculo alrededor de la foto de perfil que dice: “Open to work” (abierto al trabajo). “Eso ayuda a los reclutadores y mejora los filtros de búsqueda porque esa persona quiere encontrar empleo. Sin embargo, deben tener cuidado quienes ya tienen empleo, puesto que puede ocasionar conflictos son su jefatura”, indica el también académico de la U. Católica de la Santísima Concepción Giovanni Pastorini.

Proceso de selección y entrevista

Respecto a cómo prepararse para los procesos de selección, Nicolás Perret García, socio director de Visión 360, consultora especialista en Gestión y Desarrollo de Recursos Humanos, recomienda estudiar la empresa antes de iniciar la postulación. “Hay que analizar su misión, visión y valores. Junto con ello, tener claras nuestras fortalezas que deben estar fundamentadas en ejemplos”, aconseja.

Añade: “También, es útil preparar alguna respuesta ante posibles objeciones sobre nuestro perfil. Tras la entrevista, se debe analizar todo lo que se dijo para corregir aquellas respuestas que no hayan resultado satisfactorias”.

“Lo esencial es ser un aporte en Linkedin y publicar constantemente para mejorar nuestra puntuación. En los contenidos que se suban, se recomienda mencionar entre cinco a 10 hashtags”, Marcela Cárdenas, magíster en Gestión de Recursos Humanos y Habilidades Directivas.

En lo que concierne a las entrevistas de psicología, Giovanni Pastorini explica que estas buscan conocer las competencias que tiene el candidato y cómo se pueden manifestar en el futuro de su desempeño. “Por ejemplo, si la empresa requiere de un ingeniero comercial líder, tengo que ir preparado con un relato o alguna experiencia de liderazgo de mis anteriores trabajos”, afirma. Agrega: “También, es bueno saber quién me entrevistará y saber cuáles son los problemas que puede tener la organización para proponer maneras de resolverlas”.

Ofertas atractivas

Hoy ya no basta con que las empresas ofrezcan puestos de trabajo y rentas atractivas, también lo son el desarrollo profesional, la movilidad interna y las posibilidades de ascenso. “La idea es generar propuestas que hablen del desarrollo de carrera y que den chances de progresar y ascender. Por ejemplo, para los recién egresados están los cargo trainee, en los cuales está la promesa de que en el futuro podrán llegar a ser jefes, gerentes o coordinadores de área”, asegura Giovanni Pastorini.

Otros aspectos importantes son los beneficios internos, la salud, alimentación, bonos, días flexibles (más aún en pandemia). “Sabemos que es útil e importante para los trabajadores poder desempeñarse en ambientes donde se sientan valorados, respetados y tengan un equilibro con su vida familiar”, dice Marcela Cárdenas.