Tania Villarroel Oyarzún, directora de Estudios de Acción Educar: “Sólo 16% de los estudiantes termina su carrera en el plazo previsto”

Diversos factores influyen en el tiempo que demoran los jóvenes chilenos en titularse. Entre éstos se pueden mencionar las características sociodemográficas del estudiante, el tipo de institución, el establecimiento educacional de origen y las expectativas salariales de la carrera cursada.

Cecilia Díaz R.

De 100 estudiantes que cursan la educación superior en Chile, sólo 16 finalizan su carrera en el tiempo estipulado. Los otros 84 tardan en promedio un año extra en titularse, generando efectos en su desarrollo profesional y también en la sociedad. Un fenómeno en que influyen diversos factores que Tania Villarroel Oyarzún, directora de Estudios de Acción Educar, aborda en entrevista con el periódico Diálogo.     

Abogada de la Universidad de Chile, máster en Derecho por la Universidad de Columbia, Estados Unidos, y diplomada en Políticas Públicas en Educación, también en la U. de Chile, indica que la vulnerabilidad por sí sola no explica el atraso de los estudiantes. 

– En términos generales en Chile, ¿los alumnos de educación superior presentan tasas de sobre duración en sus programas de estudio?

– En Chile, sólo un 16% de los estudiantes termina su carrera en el plazo previsto por la institución de educación superior. Este porcentaje es bastante bajo comparado con otros países de la OCDE, lo que muestra que, en Chile, el porcentaje de alumnos que demora más tiempo del previsto en terminar su carrera es bastante elevado. Esto es complejo debido a que la evidencia muestra que atrasarse en completar los estudios superiores genera perjuicios monetarios y socioemocionales, tanto para el estudiante como para la sociedad.

– En promedio, ¿cuánto tiempo extra tardan en concluir sus estudios?

– Hace algún tiempo realizamos un estudio en Acción Educar, cuyo autor es Sebastián Carpentier, en el cual se analizó la información de 866.495 estudiantes que egresaron entre el año 2010 y 2019 de pregrado en Chile. Los resultados indican que los estudiantes chilenos presentan una tasa de sobre duración de un 32% en promedio. Es decir, en promedio, se demoran un 32% más de lo esperado en terminar sus carreras. Si se mide en semestres, se aproxima a dos, lo que equivaldría a un año de retraso respecto de la duración formal de las carreras.

Recalca que, según el informe Education at a Glance de la OECD (2019), en Chile, solo un 16% de los estudiantes que ingresan a la universidad se titulan oportunamente, es decir, dentro del plazo de duración formal de la carrera. “Con este promedio, obtenemos el último lugar de la tabla en comparación con los demás países OCDE, que presentan un promedio de 39%”.

No obstante, los estudiantes, aunque se demoran, sí logran terminar sus estudios. “Lo interesante es que, si se amplía el horizonte temporal de titulación oportuna, y se mide el porcentaje de estudiantes que se titulan en los tres años siguientes al término de la duración formal de la carrera, el porcentaje sube a un 54%, similar a países como Austria, Bélgica, Estonia o Suiza. Es decir, el problema no es que los estudiantes chilenos no se titulen, sino que demoran más que el tiempo previsto por el plan de estudios”. 

“Aquellos estudiantes que tuvieron un mejor rendimiento académico en comparación con sus pares de enseñanza media tienen menores tasas de sobre duración. De todas formas, el establecimiento de origen sigue teniendo gran relevancia”.

– ¿Existen diferencias entre las universidades, institutos y centros de formación técnica?

– Los centros de formación técnica (CFT) presentan la tasa de sobre duración promedio más alta (41%), en comparación con los otros tipos de instituciones de educación superior. Por su parte, los institutos profesionales (IP) tienen la tasa más baja (27%). Lo que llama la atención es que los CFT y los IP tienen prácticamente la misma proporción de alumnos vulnerables (67,2% y 66,1%), lo que lleva a pensar que la vulnerabilidad de los estudiantes no es el factor decisivo. 

– ¿Hay alguna diferencia entre las universidades?

– Al distinguir por el tipo de universidad es posible observar que las universidades estatales tienen una tasa de sobre duración de 33,9%, lo que es levemente superior al promedio y similar a la de las universidades privadas pertenecientes al Consejo de Rectores (Cruch) (34,3%). Entre las universidades, las que destacan por la baja tasa de sobre duración son las privadas no pertenecientes al Cruch, las que presentan una tasa de 28,8%. Similar a lo que ocurre con los IP y CFT, la vulnerabilidad de los estudiantes no parece ser lo más determinante, ya que las universidades privadas no pertenecientes al Cruch tienen la mayor proporción de alumnos vulnerables en comparación con los otros tipos de universidades. 

Diferencias por carreras

Así como se observan diferencias entre las instituciones, también las hay por áreas de estudio, dice la abogada Tania Villarroel, profesora asistente de Derecho Civil de la Universidad de Chile. 

– ¿Es posible determinar diferencias entre áreas de estudio, por ejemplo, si se evidencia mayor exceso de duración en las carreras de ingeniería, de la salud u otra área?

– Efectivamente, los resultados muestran que existen áreas de estudio en que los estudiantes sobre duran más, en promedio, en comparación con otras áreas. Por ejemplo, las áreas de Ciencias Sociales, Educación o Salud tienen una sobre duración promedio que ronda el 25%. Por su parte, en áreas como Derecho, Ciencias Básicas o el sector Agropecuario, el exceso de duración promedio roza el 50%. De hecho, Derecho es el área que tiene una tasa de sobre duración más elevada, dado que los estudiantes demoran, en promedio, un 49,5% más de tiempo en terminar su carrera. Una buena noticia es que las carreras del ámbito de Educación tienen una tasa de sobre duración promedio baja, con solo un 25,1%, lo que podría hacer más atractivas estas carreras tan necesarias para mejorar la calidad de la educación en nuestro país. 

– ¿Qué factores determinan que un estudiante logre terminar sus estudios en el tiempo estipulado por su carrera?

– Son varios los factores que explican la sobre duración. Por un lado, se encuentran las características sociodemográficas del estudiante como el decil de ingreso socioeconómico o el género. En el caso de este último, las tasas de sobre duración de las mujeres son, en promedio, 1,3 puntos porcentuales más bajas que las de los hombres. Además, el tipo de establecimiento de egreso de la enseñanza media y su rendimiento académico también influyen (NEM y ranking). Finalmente, el tipo de carrera y las expectativas salariales futuras tendrían un efecto en la cantidad de tiempo que demoran los estudiantes en terminar sus estudios.

Sobre las diferencias de género, la abogada indica que las mujeres de iguales características observables que sus compañeros hombres, incurren en una sobre duración menor. “Este efecto es particularmente relevante en las carreras universitarias. Esto se podría deber a varios factores como la trayectoria educativa, las mujeres tienen tasas de repitencia menores a los hombres ya en la educación escolar”. 

“La sobre duración pospone la transición de los egresados hacia el mercado laboral, impactando negativamente la proporción de la fuerza laboral calificada y en el desarrollo del país”.

– ¿Existen diferencias en relación con el tipo de establecimiento educacional en que el estudiante cursó su enseñanza media?

– A pesar de controlar por todas las otras variables contextuales, quienes egresan de colegios municipales tienen una tasa de sobre duración basal mayor que los egresados de colegios particulares pagados, aunque tuvieron un rendimiento académico similar. Claramente, este resultado es un reflejo de las brechas de calidad que existen en nuestro sistema educativo.

– ¿Cuánto influye el nivel socioeconómico?

– A primera vista, las tasas de sobre duración son menores para los alumnos de los quintiles de mayores recursos. Sin embargo, al controlar por variables asociadas al financiamiento de los estudios superiores, los resultados muestran que la vulnerabilidad del estudiante tiene un efecto menor y casi no significativo al estimar las tasas de sobre duración, lo que lleva a reflexionar que la vulnerabilidad va más allá de lo económico.

– ¿El rendimiento del estudiante en la enseñanza media tiene algún impacto en las tasas de sobre duración?

– Así es, aquellos estudiantes que tuvieron un mejor rendimiento académico en comparación con sus pares de enseñanza media tienen menores tasas de sobre duración. De todas formas, el establecimiento de origen sigue teniendo gran relevancia.

– ¿Qué consecuencias tiene para el estudiante, su familia y el entorno el exceso de duración en la educación terciaria?

– El exceso de duración no solo genera perjuicios monetarios y emocionales a los estudiantes y sus familias, sino también un efecto negativo para la sociedad. Por ejemplo, la sobre duración pospone la transición de los egresados hacia el mercado laboral, impactando negativamente la proporción de la fuerza laboral calificada y en el desarrollo del país.

– ¿Qué políticas públicas se pueden implementar para mitigar el exceso de duración?

– Una de ellas es no extender la duración del financiamiento de la gratuidad por sobre la duración formal de la carrera, debido a que los estudiantes ya no contarían con el incentivo de terminar a tiempo y, probablemente, volverían a reportar las tasas de sobre duración observadas en alumnos de similares características antes de la implementación de esta política. Por otra parte, se podrían generar apoyos personalizados a aquellos estudiantes que tienen mayor probabilidad de demorar más tiempo en terminar sus estudios.

Gratuidad

Tania Villarroel, directora de Estudios de Acción Educar, dice que la tasa de sobre duración para alumnos de similares características cambia radicalmente solo por haber financiado sus estudios a través de la gratuidad. “Esto se debe en gran medida porque la Ley de Educación Superior establece que la gratuidad se entrega solo durante la duración formal de la carrera, es decir, si un alumno no termina su carrera en dicho tiempo pierde el beneficio. Por lo mismo, es un gran incentivo precisamente para terminar a tiempo”.