Videojuegos: un mundo desconocido al otro lado de la pieza

Los juegos de video se vuelven cada año más populares y es evidente que existe una distancia entre la información que manejan los padres y la realidad que viven los menores. Por ello, resulta crucial saber cuáles son los contenidos, si existen limitaciones para la edad y qué riesgos hay con los juegos online y sus transmisiones por Internet.

Matías Sánchez V.

China decretó que los menores solo podrán jugar una hora al día durante los viernes y fines de semana, y en horarios muy acotados: entre las 20-21hrs. Eso, en su afán por luchar contra la adicción a los videojuegos a los cuales, incluso, tildó de ‘opio espiritual’. 

Sin embargo, es necesario saber, sobre todo para los padres, si son realmente malos en sí los juegos electrónicos, cuáles son las recomendaciones de uso y a qué peligros están expuestos los pequeños con la conexión a internet.

Jaime Durán, o más conocido por su seudónimo JimRising, es un streamer (persona que transmite contenido por internet) de la plataforma Twitch y es una voz autorizada sobre el tema. “Hay personas que lo ven como un pasatiempo, otras como una válvula de escape o simplemente para quemar horas. En mí caso, lo veo como un deporte, ya que me encanta competir. Me fascina jugar juegos en línea con otras personas, darme de combos -como dicen los chilenos- pero dentro del juego”, señala en tono de broma el mexicano de 30 años.

Es que para este importante gamer de Veracruz, lo que sucedió en China responde a un problema de los países asiáticos, quienes a su juicio, tienen demasiados adictos digitales. “Yo tengo varios amigos en Corea del Sur y cuando veo sus partidas, a veces, les sale un letrero de advertencia que dice: ‘Ya has jugado mucho, por favor, párate de la computadora’”, explica el ex segundo mejor jugador de Latinoamérica en StarCraft II.

Adicción a los videojuegos

Pero definamos algo, qué se entiende por adición a los videojuegos. Según la psicóloga infanto juvenil Margarita Sandoval, corresponde a un patrón de comportamiento de juego persistente y recurrente “que se asocia a un deterioro del funcionamiento cotidiano y que afecta varias áreas de la vida durante al menos 12 meses”.

Los síntomas que se presentan en estos adictos son pensamientos obsesivos, ya que no pueden dejar de pensar en el juego. “Lo que perturba todas las otras áreas y prefieren el videojuego antes que relacionarse con la familia o con los pares. Además, baja el rendimiento escolar cuando se les quita el dispositivo o el internet, e incluso pueden ponerse agresivos con quienes les ponen límites”, afirma la también cofundadora de Sansan: Juego y Terapia, equipo interdisciplinario para el desarrollo de psicoinfantil.

Sin embargo, estos síntomas desaparecen en los niños después de una semana de abstinencia, pero para evitar tales comportamientos los padres deben controlar el tiempo de exposición en las pantallas y juegos. “La distribución del tiempo de exposición también depende de la edad. Eso porque los horarios y la flexibilidad son mayores cuando son preadolescentes o adolescente, en cambio, en niños pequeños, la idea es que jueguen con juguetes y no con tecnología”, indica Margarita Sandoval.

Videojuegos y restricciones

Hecho este punto sobre la adicción, pasemos de lleno a los resguardos que deben tener los padres con los juegos. Existen diferentes sistemas de clasificación por edades, las dos más conocidas son la Entertainment Software Rating Board (ESRB) de Estados Unidos y la Pan European Game Information (PEGI) de Europa. La primera califica con letras: E (para todos), E+10 (sobre 10 años), T (adolescentes) y M (mayores de 17); mientras que la segunda asigna las edades idóneas para comenzar a jugar: 3, 7, 12, 16 y 18 años.

Según explica el periodista experto en videojuegos Luciano Veloso, la clasificación existe para evitar que los niños interactúen con material que no es acorde para su edad, como sangre, groserías o desnudos. No obstante, en los juegos online es más fácil saltarse este filtro. “Por ejemplo, yo juego Battlefield 5, que es para mayores de 18 años por representar un contexto de guerra. Sin embargo, me he dado cuenta de que hay pequeños jugando ese tipo de contenidos”, alerta.

“La mayoría de los juegos online requieren de una comunicación por voz. En ese caso, llamaría a estar atenta a cómo se comunican sus hijos con otros jugadores. Si reaccionan muy violentos o si el lenguaje que utilizan no es decoroso, ahí llamarles la atención”, MysticalRei, streamer de videojuegos.

Es por eso, que el profesional de las comunicaciones llama a los padres a estar atentos no solo con el contenido, sino también con la plataforma. “Es importante que los papás sepan qué y cómo están jugando sus hijos, ya que pueden recibir improperios de otras personas o interactuar con jugadores que no son de su círculo”, aconseja.

Si los padres quieren resguardar la integridad psicológica de sus hijos, existen métodos de control parental disponibles tanto en consolas como en celulares. “Además, el papá puede limitar las horas de juego o hacer que el teléfono se bloquee al haber más videojuegos de los ya acordados. En caso de las consolas, Nintendo Switch da la opción de poder bloquearla después de cierto tiempo uso”, detalla Luciano Veloso.

Streaming y chats

Muy relacionado a los juegos online están las plataformas de streaming. Alguna de las más conocidas son Facebook Watch, Youtube y Twitch, siendo esta última una de las más populares para quienes se dedican a la transmisión en vivo de videojuegos. Para que los papás y mamás entiendan, equivaldría, a grandes rasgos, a programas de televisión donde un anfitrión juega o comenta lo que hacen otros jugadores.

Pero como se ha dicho, al estar en internet las barreras de contenido son fáciles de vulnerar. Eso, porque basta con decir que se cumple la edad para que un niño vea contenido para adultos. “Al menos en Twitch existe la opción de indicar si el stream está enfocado a todo público o si incluirá contenido para mayores de 18 años”, asegura la streamer Camila Verdugo, más conocida como MysticalRei.

Eso sí, la streamer chilena advierte que no todos los dueños de canales en Twitch utilizan ese filtro, existiendo la posibilidad de que menores puedan ver contenido no apto para ellos. “Ahí deberían entrar lo padres y estar atentos, al igual que cuando ven programas de televisión. De hecho, los streaming son como programas, pero en internet, donde también tienen que prestar atención al horario de las transmisiones”, indica la también ex Community Manager de la sección de e-sports, Game Show Arena en Festigame.

Cosa aparte son los chats y las comunidades que se forman dentro de las transmisiones y juegos. En este aspecto, tanto MysticalRei como JimRising recomiendan hablar con los hijos y revisar el contenido con el que interactúan. “La mayoría de los juegos online requieren de una comunicación por voz. En ese caso, llamaría a estar atenta a cómo se comunican sus hijos con otros jugadores. Si reaccionan muy violentos o si el lenguaje que utilizan no es decoroso, ahí llamarles la atención”, dice la gamer de 32 años.

“Que los padres jueguen con sus hijos permite que los adultos conozcan los gustos de los niños y eso, favorece el desarrollo de un lenguaje común y un clima emocional positivo”, Margarita Sandoval, psicóloga infanto juvenil.

En esa misma línea, la psicóloga infantil Margarita Sandoval también recomienda facilitar el diálogo con los hijos para que ellos cuenten con quienes conversan y los actualicen sobre las diversas plataformas y videojuegos. “El uso de la consola o pantallas no deben estar en lugares cerrados, sino en espacios familiares. Por último, indicarles a los menores que las conversaciones con las comunidades del juego solo se limiten a eso y no entreguen sus números de teléfono, fotografías o videos personales”, aconseja.

No todo es malo 

Pero no todo en el mundo de los deportes electrónicos es negativo, también tiene aspectos positivos tanto para el desarrollo del menor como para el vínculo padre/madre-hijo/hija. “Que los padres jueguen con sus hijos permite que los adultos conozcan los gustos de los niños y eso, favorece el desarrollo de un lenguaje común y un clima emocional positivo”, dice Margarita Sandoval.

Según el periodista Luciano Veloso, los videojuegos de disparo ayudan a desarrollar la motricidad fina y a mantener la mente activa. “Los juegos de estrategia como League of Legends o Age of Empires fortalecen las habilidades cognitivas porque te hacen pensar constantemente. Además, a los niños les ayuda en la resolución de problemas, haciéndolos adultos autosuficientes en el futuro”, afirma.

Otro de los beneficios de jugar videojuegos, según la psicóloga, es que a los niños les promueve “la atención, les ayuda a seguir normas, aprenden a ganar y perder, y comprenden la estrategia y la planificación”.