Con la fuerza del sol: Contribución energética de la MicroRed UCSC

El patio de paneles fotovoltaicos proporciona una potencia instalada de 44kW, suficientes para alimentar el consumo anual de 23 casas y almacenar energía industrial para diversos usos, en iniciativa destacada por la estrategia nacional de hidrógeno verde. 

Érico Soto M.

La MicroRed UCSC, ubicada en el Campus San Andrés de la Universidad Católica de la Santísima Concecpión, representa un prototipo único de generación de energías limpias en el país. Con 790 metros cuadrados en un patio de paneles fotovoltaicos y generadores eólicos, junto con un laboratorio de 45 metros cuadrados, proyecta una potencia instalada de 44 mil watts (44kW), equivalentes a escala semi industrial. 

En términos prácticos, este aporte de la energía solar permitiría encender más de 400 ampolletas de 100 watts, simultáneamente. Y si la llevamos al hidrógeno verde, biocombustible que potencia el país a través de una estrategia nacional, se podrían producir un par de kilos de H2V al día, es decir, casi 700 kilos al año. Una generación capaz de alimentar equipos industriales como antenas de comunicación, datacenters o cargas de camiones eléctricos, además de todo eventual dispositivo que requiera baterías. 

Una iniciativa que se potencia con la aprobación del proyecto Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) “Construcción planta de hidrógeno verde para aplicaciones industriales en la Región del Biobío de la UCSC”, con montos que propiciarán el levantamiento de la primera planta de hidrógeno verde del sur de Chile para aplicaciones industriales. 

Características

La MicroRed UCSC, emplazada en las alturas del Campus San Andrés, pone a disposición del sistema interconectado de la Universidad la energía proveniente de los paneles fotovoltaicos y generadores eólicos. Posee distintos tipos de módulos fotovoltaicos: policristalinos, monocristalinos y capa fina; inversores on grid, off grid, híbridos, microinversores, inversores con y sin transformador; tres sistemas de seguimiento solar; distintos tipos de generadores eólicos: eje vertical y eje horizontal. Además, permite distintas configuraciones de redes eléctricas: on grid, off grid e hibridas.

Guillermo Ramírez, académico de la Facultad de Ingeniería UCSC y encargado de la MicroRed, sostiene que “se generan más de 70 Mega Watts hora (MWh) al año, lo que equivale en promedio al consumo de anual de 23 casas (que consumen en promedio 250 kWh al mes)”.

“Se generan más de 70 Mega Watts hora (MWh) al año, lo que equivale en promedio al consumo de anual de 23 casas (que consumen en promedio 250 kWh al mes)”, Guillermo Ramírez, académico de la Facultad de Ingeniería UCSC y encargado de la MicroRed.

Actualmente, la MicroRed produce energía que se interconecta al sistema eléctrico, cubriendo parte de los consumos propios de la Universidad, en un porcentaje variable, pero que incluso puede llegar a un 20 por ciento.

Este sistema interconectado cubre intsalaciones del Campus, como el Gimnasio, el Edificio de Investigación, la Facultad de Ingeniería y Laboratorios de Acuicultura, entre otros, que se ven beneficiados con el aporte de energías limpias.

Hidrógeno verde

Las iniciativas que paralelamente se trabajan en la UCSC, lideradas por académicos de la Casa de Estudios, consideran la MicroRed, electromovilidad industrial e hidrógeno verde. 

Ricardo Lizana, académico e investigador de la UCSC, explica que la denominación de hidrógeno verde pasa por la no generación de huella de carbono, en un proceso en que se requiere un electrolizador, agua, se enchufa y produce hidrógeno: “La energía que alimenta el electrolizador, si es renovable, genera hidrógeno verde, que es sustentable y amigable con el medio ambiente”.

En el caso de la Casa de Estudios, el valor pasa porque va a contar con la cadena completa del hidrógeno verde: una MicroRed que produce la energía; electrolizador para  producir el hidrógeno; y las cargas que usarían ese hidrógeno: vehículos eléctricos y sistemas de almacenamiento. Es decir, una cadena implementada a escala industrial, con un prototipo único a nivel nacional.

“La energía que alimenta el electrolizador, si es renovable, genera hidrógeno verde, que es sustentable y amigable con el medio ambiente”, Ricardo Lizana, académico e investigador de la UCSC.

“Si bien la adjudicación del proyecto para la construcción de una planta de hidrógeno verde es una gran responsabilidad, el proyecto es sólido y cuenta con una idea bien definida. Este proyecto va a generar un impacto muy significativo en la Región y va a crear desarrollo de capital humano en temas de aplicaciones vinculadas al hidrógeno. La UCSC hace tiempo estableció la energía como prioridad, y junto a esta iniciativa vamos a ser referentes a nivel nacional, siendo punta de lanza para ir abriendo nuevas aplicaciones, tecnología y vinculación”, agrega Lizana.