Puntos de partida de la Constitución

Tras el triunfo de la opción “Apruebo” en el plebiscito del pasado 25 de octubre, la discusión ahora está dirigida a los elementos centrales que debieran guiar el debate. Dirigentes y representantes de diferentes áreas planean las claves que no podrían faltar en la redacción del texto, y que forman parte de las expectativas generadas en el país en este momento histórico. 

Por Érico Soto


Autonomía de las instituciones

Roger Sepúlveda, Rector Universidad Santo Tomás, Concepción

Desde el área de la Educación, Roger Sepúlveda pide respeto por la diversidad de los proyectos educativos: “la Constitución vigente garantiza la libertad de enseñanza, pero se percibe para su rediseño un interés en que el Estado juegue un rol más activo, lo cual por ningún motivo debe ser en contraposición de la libertad de elección de las familias y de la diversidad de los proyectos educativos que le entregan una inmensa riqueza a nuestra sociedad y cultura”. 

También apunta a la autonomía de Instituciones, como el caso del Banco Central, que “debe conservar la que tiene y ver la forma de que se considere extender esta autonomía a otras organizaciones, como el INE o la Dirección del Trabajo, de tal forma que estén ajenas al vaivén de la política contingente que suele tener una visión de corto plazo al compás de los ciclos electorales”.


Y otro elemento que añade es la revisión de la estructura del Congreso Nacional: “Si hay algo muy claro, es la desafección de la sociedad con los legisladores, y esto quedó demostrado en el rotundo fracaso de la Convención Mixta en el reciente plebiscito. Por lo tanto, me parece muy importante poder revisar el modelo bicameral, así como la cantidad de parlamentarios y muy en particular los requisitos que imponemos para que un ciudadano postule a un sillón en el Congreso”.


Derecho a la Educación

Boris Figueroa, Presidente Colegio de Profesores Biobío

La “Educación como un Derecho” es el punto de partida de los elementos claves de la Constitución para Boris Figueroa, para quien no debiese existir subvención o “un voucher por estudiante que asista a clases, sino que debe ser financiada de acuerdo a sus necesidades, de acuerdo a un proyecto educativo de cada unidad, y no de acuerdo a la matrícula o a la cantidad de alumnos que asista en promedio mensual a clases. Debe ser financiada por el Estado, como corresponde”.

El dirigente gremial agrega que “todas las cosas tienen que tener un Estado preferente, sea salud, vivienda, educación, todo lo que necesita tener un país en una carta fundamental, que sea claro y conciso, y no con situaciones muy ambiguas”. Además, afirma que se requiere una “educación estatal, administrada y dirigida por el Estado, en forma directa, y no con intermediarios, porque eso nos lleva a una educación con fines comerciales solamente. El Estado debe ser garante de la Educación, la que debe ser gratuita”.


Desarrollo regional

Ricardo Gouet, Presidente de la Cámara de la Producción y del Comercio Biobío

Desde la CPC Biobío, señala que lo más importante es que el proceso se desarrolle en un contexto de paz, unidad y con mirada de futuro, que permita proyectar el país que queremos para los próximos años y, por lo tanto, que apunten a enfrentar los desafíos que Chile tiene para su desarrollo, tanto en materia política, económica, social y medioambiental.

“En materia de desarrollo regional, creemos que el tema de la descentralización debiera ser abordado en la nueva Carta Magna, principalmente ahora que tendremos la primera elección de gobernadores regionales. En esta pandemia ha quedado de manifiesto que cada región tiene sus propias realidades y necesidades, que muchas veces no son comprendidas a cabalidad por el nivel central, entonces, junto con dotar a las regiones de autoridades elegidas democrática y representativamente, es necesario que quienes asuman esta tarea, posean atribuciones, facultades y recursos para responder adecuadamente a la zona que representan”.

También considera importante que el proceso de discusión y redacción “incorpore temas que aborden el desarrollo de políticas que promuevan la innovación y la investigación. Regiones como la nuestra, con grandes talentos en la academia y capital humano en las empresas, pueden desarrollar iniciativas que sean beneficiosas para el crecimiento sostenible y sustentable del país. Esas miradas deben estar presentes en las conversaciones para proyectarnos de mejor manera hacia el mundo y dar mejores oportunidades a nuestras comunidades”.


Nuevo contrato social

Eloy Silva, Presidente CUT Provincial Concepción 

“Estamos trabajando con medios sueldos, se está acabando el fondo de cesantía y a muchos ya se les acabó, con 2 millones de personas cesantes”, señala desde la CUT Concepción Eloy Silva, para quien es necesaria la propuesta de un nuevo contrato social para Chile. “Que conlleve un ejercicio de seguridad social universal, solidario, que obviamente permita también sobrevivir. El nuevo contrato social tiene que tener por obligación sueldos dignos, seguridad laboral, protección. Hay que cambiar la Ley 16.744, que establece un comportamiento para lo que hoy día existe”.

El dirigente gremial añade que la nueva Constitución va a conllevar un nuevo paradigma para Chile, donde tiene que estar presente el trabajo: “Las claves son sencillas, porque en Chile existe una triada de trabajadores, empresarios y el Estado. La comunidad debe manifestarse, pero no con el hecho prerrogativo de las protestas solamente, de carácter reivindicativo y contestatario de los trabajadores, sino una línea eminentemente propositiva. Por eso se llama al proceso de crear un nuevo proyecto para Chile, de una nueva Carta Magna, con los derechos y deberes que debieran tener no solo los trabajadores, sino toda la ciudadanía”.

Silva señala que “hay que construir un nuevo relato social, y una nueva impronta desde el punto de vista de cómo lo vamos a relacionar más allá del dilema de vida y muerte con el Covid 19. Qué tipo de programas públicos y privados se hacen para que Chile salga de esta encrucijada”.


Regulación sanitaria

Germán Acuña, Presidente Colegio Médico de Concepción

Desde el gremio médico, Germán Acuña postula que desde el propio ámbito de la salud debiera surgir la capacidad de regular el ejercicio de la profesión: “Hoy día nuestra Constitución permite que 25 personas se asocien y formen un gremio. Necesitamos que la nueva Constitución asegure de alguna manera un marco regulador, porque hoy solo se ve a través de tribunales de justicia, y eso deja a la población muy indefensa. En otros países, son los médicos los que se autorregulan”.

El presidente del Colegio Médico Concepción también se refiere a los servicios que se prestan a la comunidad en temas de salud, tanto medioambientales, preventivos o de reeducación de calidad de vida: vacunación, dietas, tratamientos crónicos, hospitales.

“Que se asegure la gestión, desde un nivel constitucional, para que los recursos sean bien usados, porque son de todos los chilenos y tenemos que tener esa certeza, sin cuoteos políticos, ni directores de izquierda o derecha. Regular la organización sanitaria y llegar probablemente a nivel de Subsecretaria, y que sean de alta dirección pública. Requiere esfuerzo, capacidades y conocimiento”, afirma.

Por último, Acuña habló sobre la autonomía de los territorios, afirmando que descentralización y participación social deben ir de la mano: “Me parece ridículo que siempre haya leyes de blanco y negro en Chile, pues en materia territorial no sirven. Elegimos a todos los gobernadores o a ninguno. No será posible que avancemos hacia sistemas flexibles en que se pongan condicionantes del tipo participación social, autonomía económica o inversiones, que permitan que se acredite un cierto territorio para tener autoridades elegidas o designadas. Creo que en este tema hay que hacer un giro tremendo de la forma en cómo se entiende”. 


Desarrollo sostenible

Carlos Saavedra, Rector Universidad de Concepción

El rector de la Universidad de Concepción establece la necesidad de un compromiso del país con el desarrollo sostenible: “Pienso que es fundamental que esté presente en todas sus implicancias: garantizar que se permita el desarrollo económico de nuestro país. Y que este desarrollo sostenible permita el crecimiento con equidad, con respeto y cuidado con el medioambiente”

En el contexto de la educación, sostiene que “hemos ido avanzando desde el punto de vista de los derechos sociales”, agregando que “es imprescindible hablar del desarrollo de las regiones, descentralización y la capacidad de adoptar decisiones en forma independiente. Garantizar que el Estado tenga un rol más determinante en el quehacer general, que no existan las limitaciones que hoy existen, y pueda asumir un rol mayor en algunas áreas críticas para garantizar ese desarrollo sostenible en el país”.

Asimismo, señala que el desarrollo sostenible “debe ir evolucionando desde el punto de vista de nuestra matriz productiva, procesos más limpios, que no generen pasivos ambientales, y plantear la necesidad de evolucionar a una economía mayormente basada en el conocimiento y la generación de nuevos desarrollos y alternativas que permitan ir reemplazando los procesos actuales”. 


Distribución y autonomía

Andrés Cruz, Presidente Corbiobío

El Presidente de la Corporación Privada de Desarrollo de la Región del Bío Bío, Corbiobío, se refiere a tres puntos: autonomía territorial, distribución del poder político y derechos fundamentales.

Sobre la autonomía, señala “va a estar en el debate si vamos a seguir siendo un estado unitario o vamos a ser uno con una división político administrativa distinta. A mi juicio, debiera ser un Estado regional, con autonomía tanto política como financiera, para poder determinar decisiones de políticas públicas y autodeterminación a ciertas unidades territoriales, lo que implica una revisión de la división actual, para concebir macrorregiones que puedan asegurar un equilibrio, y que no se repliquen los vicios centralistas que han ocurrido hasta ahora”.

Asimismo, propone modificar la forma de la distribución del poder político: “Eso indudablemente implica una revisión de este ‘hiperpresidencialismo’, que se refuerza en la Constitución de 1980. Es el momento de abrir la puerta a otros regímenes de gobierno, como uno semi presidencial, en el que exista una distinción clara entre jefe de estado y jefe de gobierno, y así evitar que las crisis se vean concentradas en una persona, porque ponen en entredicho el sistema completo”. 

Sobre los derechos fundamentales, Cruz plantea que la igualdad ante la ley reviste dos perspectivas: “la paradoja de la igualdad se consagra para que podamos vivir nuestra diversidad. No se trata de homogeneidad, sino de reconocer la heterogeneidad que cada uno pueda vivir: étnica, de credo, de opinión, elección de determinadas perspectivas que uno pueda tener. Pero eso tiene como contrapartida en que las personas tengan la posibilidad de materializar esta decisión, lo que pasa por satisfacer necesidades básicas o de derecho social: educación, salud, vivienda digna, pensiones. Y esa dinámica tiene que ser abordada por la Constitución”.